Welcome

“Bajo nivel de los profesores” (de inglés) *

Ante la nota publicada en La Nación el día 10/10/17 (ver http://www.lanacion.com.ar/2070794-bajonivel-de-los-profesores), el Comité Ejecutivo de la Federación Argentina de Asociaciones de Profesores de Inglés (FAAPI) desea puntualizar que rechazamos el mismo por falta de sustento por cuanto:

  • FAAPI, entidad sin fines de lucro – totalmente federal – con Personería. Jurídica 133 “F” (1984-con modif. 2007) de la Provincia de Córdoba nuclea a 22 (veintidós) asociaciones de distintas provincias de nuestro país, conformadas por profesores de inglés graduados en los institutos y universidades reconocidos por el Ministerio de Educación de la Nación.
  • Dichas asociaciones están capacitadas a través de sus integrantes para dar cursos de formación continua y lo hacen en sus congresos anuales, seminarios y talleres presenciales o semipresenciales, webinars, etc.
  • Es imprescindible diferenciar entre carreras docentes en inglés – cuyos graduados además frecuentemente obtienen certificaciones internacionales del tipo C1 y C2 – y cursos de idioma en academias -aunque en las mismas se ofrezcan exámenes internacionales.
  • Existen en el país numerosos institutos de formación docente dependientes de cada provincia y de CABA que preparan docentes de inglés con muy buen nivel.
  • Existen profesorados universitarios con docentes y alumnos que investigan los distintos aspectos de la lengua inglesa y su didáctica.
  • Los IFDs brindan formación integral no solamente en Lengua Inglesa sino en la cultura de los pueblos anglo-parlantes, literatura, historia, lingüística, fonética, fonología, análisis del discurso, didáctica, pedagogía, adquisición de la lengua, metodología de la investigación, etc., áreas de la formación docente que no se obtienen meramente con los cursos de inglés a nivel C1 y C2.
  • Posteriormente numerosos egresados obtienen postgrados en universidades nacionales y del extranjero con desempeño excelente.
  • Muchos egresados obtienen título de Doctorado en nuestro país y en el extranjero y están altamente capacitados, con niveles C1 y C2. En muchos casos son contratados para enseñar en el extranjero. Para mencionar unos pocos, los Doctores Silvana Richardson, Claudia Ferradas, Darío Banegas.

También es dable observar que FAAPI, a través de sus asociaciones procura atender la formación contínua de los profesionales docentes de nuestro país:

  • En el marco de FAAPI se organiza cada año el congreso anual más importante de Latinoamérica con más de 1000 asistentes en promedio, entre nacionales e internacionales, así como también ponentes nacionales e internacionales que presentan sus investigaciones y comparten sus experiencias.
    Según comentarios recibidos de los asistentes extranjeros, el nivel de ese congreso es óptimo. Entre los muchos disertantes extranjeros podemos citar a Richard Pinner (Reino Unido), disertante durante el Congreso realizado en agosto-septiembre del corriente año, quien expresó su entusiasmo por volver a participar. Igual manifestación se ha recibido de otros disertantes, entre los cuales se cuentan Gabriel Díaz Maggioli (Uruguay), Dave Allan, Graham Hall y Stave Taylore-Knowles (Reino Unido) por mencionar sólo algunos.
    Frecuentemente los docentes y las asociaciones se reúnen en grupos de estudio brindados por las asociaciones. En dichos grupos socializan trabajos de investigación en el aula y los comparten con otros docentes.

A manera de cierre, FAAPI manifiesta que:

  • Es cierto que se carece de una política nacional, porque fue destruida en 1994 por la Ley Federal de Educación. En 2006 se intentó generar esa política y en 2016 se desmantelaron los departamentos específicos del Ministerio de Educación de la Nación dando por terminado el proyecto iniciado en 2006.
  • Los cambios en educación llevan tiempo y deben ser cotejados y analizados apropiadamente para evaluar sus resultados y rediseñar políticas acordes. Si ante cada cambio en los ministerios se alteran o se omiten los objetivos, y por lo contrario se intenta incorporar algo nuevo sin testearlo previamente de manera suficiente, sin convocar a los actores directos para que participen y se sumen a ese cambio, nunca sabremos en realidad si estamos logrando los objetivos.

Por todo lo expuesto desde FAAPI objetamos la aseveración de que los docentes de inglés “no tienen el nivel adecuado” ya que como se expresa anteriormente exceden el nivel fijado por el Marco Común Europeo para lenguas extranjeras, el cual ningún docente de inglés desconoce.

El problema que se menciona, lejos de ser de carácter general y de originarse en la preparación de los docentes, radica principalmente en las condiciones de trabajo. Dada la escasa retribución económica, los docentes que han llevado a cabo sus estudios por varios años prefieren trabajar en otros países o en empresas que ofrecen mejores condiciones en general, dejando así vacancias en las aulas.

Abordar el problema desde el nivel de los profesores demuestra desconocimiento de la realidad del sistema educativo en el país. Es equivocarse totalmente en las apreciaciones y colocar la responsabilidad en los agentes educativos graduados profesionalmente en vez de, por ejemplo:

  • en el nivel de aquéllos que solamente han cursado estudios del idioma en academias – pero que han obtenido horas de cátedra en algunos establecimientos educativos por distintas razones;
  • la escasa carga horaria en la instrucción en la escuela estatal;
  • la alta población estudiantil por aula;
  • la carencia de conexión a internet:
  • la falta de recursos audiovisuales (televisor, grabadores, cañón de proyecciones, etc.) que en muchos casos suelen proveer los mismos docentes;
  • la inclusión de alumnos bilingües (lenguas originarias y español) que agregan una lengua más al grupo que integran;
  • la marcada desigualdad de niveles de conocimiento de la lengua meta por parte de los grupos de alumnos en el aula.

Los profesionales docentes en lengua inglesa suplen las carencias con la creatividad y proactividad que les otorga su formación pedagógica. En la búsqueda de soluciones, debería contemplarse otorgar mejores condiciones en cuanto a los recursos humanos, edilicios y tecnológicos y en cuanto a la programación de la agenda escolar semanal por parte de directivos y supervisores. Debería confiarse más en la formación adquirida de los profesionales de nuestro país y menos en formatos ofrecidos por organismos que CON fines de lucro pretenden erigirse como los verdaderos conocedores de la educación en idiomas en nuestro país.

COMISIÓN DIRECTIVA DE FAAPI

* La presente es una versión extendida de las Cartas de Lectores (diario La Nación) y Cartas al País (diario Clarín) enviadas como respuesta (con las limitaciones de espacio en ambas), y en espera de que sean publicadas.

Dirección Postal: 27 de Abril nº 370. Piso 2. Dpto. C – 5000 CÓRDOBA, ARGENTINA
E-mail: secretaria@faapi.org.ar- Web page: http://www.faapi.org.ar