Memoria Año 2005

1. El Congreso realizado en Santa Fe convocó una masiva concurrencia y alcanzó excelente nivel académico por lo cual corresponde felicitar a la Asociación de Profesores de Inglés de Santa Fe,

2. A partir del apoyo del Consejo Británico que facilitó la presencia del Dr. Ricardo Romero, Presidente de ASOCOPI, Asociación Colombiana de Profesores de Inglés, en el Congreso 2005, se firmo un preacuerdo para retomar el proyecto de una organización – APLIAL (Asociación de Profesores de Inglés de América Latina)- que reúna a las APIs y para solicitar apoyo económico para asegurar la presencia y/ o intercambio de representantes y disertantes en los respectivos Congresos anuales. Estamos a la espera de la respuesta del Hornby Trust al respecto, pero abrigamos la esperanza de que el próximo Congreso será no sólo el trigésimo primero de FAAPI sino también, el primer Latinoamericano. El 24/ 01/ 06 se recibió un mensaje de Mary Godward, Knowledge and Learning Manager del British Council, sobre la presentación oficial del proyecto.

3. Continuando con el esfuerzo iniciado a fines del 2003, se publicaron 4 Newsletters que poco a poco van logrando mayor difusión y atención al poder acceder a ellas en nuestro sitio web.

4. El sitio web www.faapi.org.ar recibe mayor número de consultas lo que demuestra que concita mayor atención. Las dirigidas a la Presidencia se contestan inmediatamente o se derivan a las correspondientes áreas de responsabilidad. Desde este modo haciendo uso eficiente de la tecnología de la comunicación, se estrecharon contactos personales y por otras vías con diferentes Asociaciones y organizaciones promoviendo sus proyectos. Casos puntuales son la difusión del Congreso de Lenguas Extranjeras realizado en Jujuy y el link directo a IATEFL.

En este ultimo caso y siendo fieles al compromiso contraído se comunica su evento anual y se difunde información tendiente al desarrollo profesional de los profesores de Inglés – SIGs y otros eventos – y al fortalecimiento de las Asociaciones de Profesores de Inglés en todo el mundo.

La reflexión que cabe realizar en este momento es que todavía falta ver la concreción de una participación más dinámica de las Asociaciones que deseen contribuir al Newsletter comunicando eventos, vivencias, experiencias pedagógicas, noticias sociales, o lo que consideren importante o relevante, recordando que se trata de una publicación de noticias y artículos de interés pero no de una publicación académica especializada, que es otro de los grandes proyectos que queda por concretar.

5. Respondiendo a la gentil invitación de APrIR, la Presidenta y la Prof. Marta Beatriz Guridi asistieron al 11º Congreso Nacional de Profesores y Estudiantes de Inglés, que organizado por dicha Asociación, se realizó los días 8 y 9 de julio de 2005 en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia en la ciudad de Rosario, para realizar un primer contacto tendiente a proponer la celebración de su trigésimo aniversario con la realización de FAAPI 2006. Este primer acercamiento nos permitió valorar el trabajo de una Asociación que cuenta con un importante numero de miembros y una Comisión que trabaja coordinadamente en pos de sus objetivos fundacionales. El Journal que publica anualmente es realmente interesante por la calidad y la variedad de las contribuciones que revelan una comunidad académica de variados campos de especialización con un generoso incentivo común de difusión. Por otra no se puede obviar la valoración de todo el esfuerzo previo de búsqueda de auspiciantes, convocatoria para lograr y seleccionar las contribuciones, diseño y composición de la publicación que se evidencia en la misma.

6. En la Asamblea Anual Ordinaria, la Asociación Jujeña de Profesores de Inglés comunicó que no podría cumplir con su proyecto de realizar el Congreso 2006 por lo que se inicio una serie de contactos que culminaron en la Reunión de Representantes de Asociaciones realizada en el Congreso Anual en Santa Fe durante el cual se analizaron varias propuestas que no garantizaban la envergadura que ha ido logrando este evento, por lo que se comunico que la nueva sede del Congreso se anunciaría ni bien se tuviera la certeza pertinente. Entre las propuestas estuvo la de ASPI Sta Fe que generosamente ofreció reiterar su esfuerzo, o colaborar con la Asociación que fuera seleccionada. Con respecto a la infra estructura necesaria para realizar un evento de la prestancia que va alcanzando el Congreso, cabe aclarar que en el transcurso del evento, tuvimos oportunidad de conversar con Profesores de de diferentes lugares del país, algunos de ellos que “seleccionan este evento no sólo para mantenerse actualizados sino también para reunirse con colegas/ amigos residentes en otros lugares del país,” por lo cual desde la Presidencia se insistió en la necesidad de no escatimar esfuerzos para preservar y profundizar el nivel sin descuidar la disponibilidad de opciones para todos los profesionales. Eso solo puede lograrse en un único evento anual en un lugar en el que se pueda lograr la colaboración de diversas entidades locales, oficiales o no, para favorecer el acceso de la mayor cantidad de profesores y su interacción profesional y social; con acceso directo a la gran exposición de toda la industria de materiales específicos de la profesión. Finalmente, la Asociación de Profesores de Inglés de Rosario ofreció hacerse cargo de la misma y ya está en marcha como puede apreciarse por el aviso oficial difundido por e-mail, por correo terrestre y en su website, al que también se puede acceder desde el de FAAPI.

7. Ya a nivel local, sucedió algo especial que merece análisis critico profundo. La accidentada historia de la lucha de ASPI Salta para lograr la derogación del nefasto decreto del ano 1995 que otorgo calificación de Titulo Supletorio a los que aprueben el examen de la Asociación de Cultura Inglesa de Salta, que no tiene envergadura que fundamente el nivel de dominio de la lengua extrajera o la capacidad pedagógica para facilitarlo en los educandos, obtuvo una efímera victoria en el 2003, pero fue reconfirmado en el 2004 con argumentos sin mas justificación lógica que el caprichoso compromiso personal de funcionarios con amigos, pero no con la educación. Lo que durante más de una década fue una lucha de la Asociación local ha dado lugar a la formación de un frente común en el que ASPI Salta, FAAPI y todas las instituciones de nivel superior, universitario o terciario, solicitó y logró una entrevista con la Comisión de Educación de la Cámara de Senadores de la Provincia y se acordó la presentación de un Proyecto de Acreditación para los aspirantes sin titulo docente especifico, que se entregó suscripta por las instituciones mencionadas en la fecha acordada: 01/07/ 05. Magro triunfo si se contabilizan resultados todavía por verse, dado que el año electoral postergó todos los proyectos. Además el mensaje extra oficial fue que se analizaría el proyecto pero no habia ninguna posibilidad de reconsiderar la derogación del decreto de marras mientras permanezca el mismo signo político en la provincia. Sin embargo, vimos la maravilla de poder aunar criterios y acciones con instituciones a veces rivales en el mismo campo profesional por una mal entendido sentido de la competencia.

Esta situación ocurre en una provincia en donde los funcionarios educativos del área han sido seleccionados en base a la lealtad partidista, por lo que resulta difícil convertir a la Asociación local y, por consiguiente, a la FAAPI en órganos naturales de consulta en su campo profesional específico. Ni que decir que lo mismo ocurre en casi todo el territorio nacional como lo avalan los informes de la mayoría de las provincias a juzgar por los informes de la Asociación de Tierra del Fuego y otras.

Por otra parte, y en el medio de todos los contactos personales, epistolares o por otros vías, siempre que se analiza la situación de una Asociación en declinación, se señala la preponderancia de una institución educativa en desmedro de otra. En una sociedad dividida por las crisis socio políticas y económicas no es extraño que tengamos adhesiones políticas, religiosas, deportivas y hasta ideológicas diferentes. Pero, en el campo profesional, el único gran compromiso al que deberíamos adherir es el de la EDUCACIÓN, así con mayúsculas, en el que la diversidad de formación, posiciones e ideologías deberían analizarse críticamente en la interioridad de cada uno de nosotros para buscar el punto medio innegociable de lo que es mejor para la promoción del ser nacional, esa multifacética y postergada “entelequia” que ya no se atreve a pensar por si misma, de tan vapuleada que ha sido en el sujeto del aprendizaje argentino, que aún los veteranos de mi generación necesitan reivindicar para ponerlo al servicio de las instituciones en las que actuamos a favor del crecimiento de nuestro país. Por alguna perversa extra polacion de lo que ocurre en la vida política de nuestro país solemos sustraernos a la colaboración con el Director, el Rector, la Comisión entrante, etc y observar su quehacer desde una mirada casi foránea, así como cada funcionario político en cada estamento del gobierno, de la institución, (enumerar las instancias posibles sería interminable) se regocija interiormente por el fracaso de la gestión de su antecesor, especialmente si es de distinto origen, clase, lugar, signo político.

No debería ser así. Si bien desde hace años, desde el mundo post moderno nos impulsan a definir el perfil institucional para lograr una mayor identificación con la institución en la que trabajamos para llevar a cabo su proyecto propio con mayor éxito, la adhesión a los principios éticos fundamentales de nuestra profesión que juramos ejercer al graduarnos trascienden o debería trascender a todas las demás porque es inmanente al sentido profundo del compromiso de EDUCAR. Por eso este año hemos intensificado nuestros esfuerzos para enfatizar todo lo que tenemos en común desde ese compromiso para trabajar mancomunadamente en la promoción de cada una de nuestros espacios profesionales e institucionales. Y es por eso que necesitamos cada vez más la presencia de todas las asociaciones – no importa cuan nuevas, pequeñas, humildes o “encumbradas” puedan ser – para enriquecer nuestra capacidad profesional y personal en el intercambio de experiencias y en la alegría de compartir y reforzar nuestras convicciones de modo de prestar oídos sordos a los Iagos que pululan en la vida cotidiana envenenando la conciencia de los desprevenidos Otelos del mundo profesional, demasiado abrumados por sus esfuerzos laborales para percibir su destructiva insidia.

8. Recibimos una organización en crisis y entregamos una llena de potencialidad, un cambio que podría atribuirse a algo que los argentinos hemos aprendido en los cinco años que han transcurrido desde la crisis socio política y económica del 2001 ( contemporaneidad no casual) y que es que sólo concertando nuestras propias convicciones personales sobre el valor de las organizaciones profesionales, compartiendo el esfuerzo, fomentando la comunicación con absoluta generosidad y sin dejar de lado los aprendizajes del pasado, podemos seguir avanzando hacia un futuro mucho más interactivo y promisorio. Queda así plasmado el avance hacia nuestra visión de una FAAPI en crecimiento cualitativo progresivo, no sólo a nivel nacional -con llegada a cada rincón del país – sino también internacional, que esperamos pueda ir concretándose en las acciones futuras a las que comprometemos nuestro esfuerzo desinteresado, de considerarse necesario, desde el lugar donde corresponda realizarlo.